Destacamos como la quinta provincia de España en cuanto a lanzamiento de nuevos productos, pero el ‘sprint’ tarda en llegar. Empresas de la Región solicitaron el año pasado el registro de 69 diseños industriales por parte de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Cada expediente puede incluir hasta una decena de nuevos artículos. Es un reducido avance respecto al ejercicio anterior (66 peticiones) y sigue sin romper el techo de 70 peticiones alcanzado en 2016. Al menos no retrocedió como en el conjunto de España, con 1.685 solicitudes, un 10,8% menos.

Lo que sí resulta preocupante es el desplome murciano en cuanto a patentes. Durante el pasado ejercicio solo se presentaron 43 frente a las 61 de 2017 o las 88 de 2015. Peor aún, buena parte de ellas salieron de los laboratorios universitarios, centros tecnológicos e incluso particulares, en lugar de ser fruto de investigaciones por parte de empresas.

Pero un invento puede dormir el sueño de los justos dentro de un cajón si no obtiene inversión, mientras que los diseños industriales son concebidos para acceder cuanto antes al mercado. En este aspecto, Murcia solo fue superada el año pasado por las provincias de Madrid (338 peticiones a la OEPM), Barcelona (322), Valencia (105) y Alicante (103). Ello convierte a la Región en referente nacional en la oferta de artículos diferenciados, hasta el punto de estar casi a la par de Galicia (72) y superar a regiones como Castilla-La Mancha (45), País Vasco (42), Aragón (41), Baleares y Castilla y León (40 cada una), Extremadura (19) y Navarra (12).

Innovar no solo es mejorar un artículo desde el punto de vista técnico, sino también estético, un aspecto esencial para las fábricas de bienes de consumo. El diseño industrial concierne a la apariencia de un producto o de una parte de él, que hace que visualmente sea diferente a otro sin tener en cuenta sus características funcionales.

Registrarlo es rápido, entre tres y seis meses, dependiendo de si la solicitud recibe objeciones o no. Se otorga por cinco años desde la fecha de presentación de la solicitud y puede renovarse por uno o más períodos sucesivos de cinco años hasta un máximo de veinticinco.

¿Para qué son la mayoría de peticiones presentadas desde Murcia? Fundamentalmente para muebles (sillas, sofás, módulos y herrajes), productos textiles (estampaciones, cortinas, mantelería, edredones o ropa deportiva), calzado (sobre todo, zapatillas), elementos del hogar (adornos, menaje o lámparas) y productos tecnológicos (ordenadores ‘gaming’, por ejemplo). La industria alimentaria también está presente, tanto en presentación (envasado y empaquetado) como la forma de alimentos elaborados en serie (golosinas y comidas congeladas), al igual que la química de consumo (productos de belleza, perfumadores, etcétera).

Actualmente hay 12.623 diseños protegidos en Murcia por derechos de propiedad industrial. También es la quinta provincia con mayor número, solo por detrás de Madrid (34.193), Barcelona (27.350), Alicante (26.945), y Valencia (17.835). El total nacional asciende a 202.716.

Respecto a productos 100% nuevos, la OEPM recibió desde la Región 43 expedientes de patentes durante el año pasado -18 menos-, por debajo de niveles previos a la crisis (el promedio era de 53 patentes por año). Por si fuera poco, la cifra se queda a la mitad del récord que se alcanzó en 2015, con 88 peticiones. En 2016 fueron 82. En el conjunto de España se presentaron 1.578 solicitudes el año pasado, un 31% menos, el mismo retroceso experimentado por Murcia.

La mayoría de las patentes que presentan empresas e instituciones están relacionadas con el sector agroalimentario y farmacéutico. Igualmente proliferan en Murcia las relacionadas con la producción y ahorro de energía, tecnología ambiental, química, maquinaria y mobiliario.

Actualmente Murcia tiene en vigor 693 patentes, cuatro veces más que a principios de siglo (168). Las principales creadoras son las facultades de Murcia y Cartagena.

Mejorar lo existente

A los inventos murcianos se sumaron el año pasado 88 modelos de utilidad presentados a la OEPM. Se trata de ‘minipatentes’ rápidas de registrar: de seis a siete meses, en lugar de los dos años y medio que requiere una patente convencional.

Los modelos de utilidad son innovaciones aplicadas sobre máquinas, instrumentos y dispositivos ya existentes que permiten mejorar la producción o el rendimiento: desde un destornillador eléctrico hasta un envasador de fruta más veloz o una paletizadora robotizada.

En este caso sí hubo incremento respecto a 2017 (fueron 78 solicitudes las presentadas ese año). Murcia se consolidó igualmente entre las cinco provincias con mayor número de solicitudes de registro, solo superada por Madrid (457), Barcelona (372), Valencia (208) y Alicante (136). El total nacional fue de 2.700, un 10,7% más. La Región acumula ya 480 modelos de utilidad en vigor.

Otros casos bien distintos a los productos industriales son los relativos al mundo digital y a la biotecnología en cultivos, sectores que despuntan en la Región. Los programas informáticos, aplicaciones para dispositivos móviles y las variedades vegetales se consideran legalmente como propiedad intelectual, por lo que no dependen de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

 

Fuente: laverdad.es

© 2019 Promarc | Diseño web UX Creative

logo-footer